VIVIENDO COMO COLONOS EN LA MONTAÑA DE NAHUELBUTA

MORHUILLA: VIAJE CAMINO AL FONDO DEL MAR
Marzo 27, 2017
PIAM : UN ESPACIO PARA LA COSMOVISIÓN LAFKENCHE
Marzo 27, 2017
Mostrar todo

VIVIENDO COMO COLONOS EN LA MONTAÑA DE NAHUELBUTA

Nahuelbuta ha sido el lugar que ha desarrollado una serie de personajes, historias y cultura rural muy particular, que ha derivado en usos, costumbres y hasta lenguaje particular en mucho tiempo de colonización. Entre la zona alta de Arauco – Curanilahue y Los Álamos se encuentra un gran espacio natural que aun preserva el legado de los colonos de montaña. A pesar de la relativa cercanía que tiene esta cordillera de centros urbanos importantes, ha estado siempre de “espalda” a la historia de estos, transformándose en un verdadero refugio no solo de la naturaleza, que es bastante notorio, sino además de un tipo de cultura cordillerana muy particular que se refleja en la arquitectura de los pobladores, en sus costumbres, su lenguaje y usos. La oferta actual asociada a la cordillera de Nahuelbuta se ha centrado principalmente en productos outdoors y principalmente en ecoturismo, dejando de lado la posibilidad de generar experiencias asociadas a la cultura y patrimonio intangible local. Tal es el caso de esta experiencia, que logra incorporar el rico acervo cultural de los colonos de montaña en la oferta de un espacio como la cordillera de Nahuelbuta, sumando productos nuevos como la gastronomía de montaña, relatos, artesanía e incluso paseos en carreta como modo de acercamiento a los tiempos y modos de la montaña.

El destino dirigido principalmente a parejas,  grupos y al viajero individual, permite básicamente disfrutar de naturaleza, hacer trekking, geología, observación de aves, gastronomía Internacional,  teniendo mucho de entretenimiento, belleza y aprendizaje. Al visitante se le invita a recorrer los senderos de Nahuelbuta, lo que le permitirá la vivencia hoy bastante rara de salir a recolectar tus propios alimentos y así saborear los frutos de la tierra, combinado y complementado con  la cocina tradicional de Nahuelbuta.  Por tanto, entre las principales fortalezas del destino podemos contar con que el lugar es uno de los pocos donde aún existe este tipo de colonos de montaña, un lugar donde está la formación geológica más antigua de Chile lo cual lo hace único, una gastronomía campesina propia, con insumos locales, presencia de familias antiguas, conocedoras de la cordillera, cercanía de centro poblados, buen equipamiento para desarrollo de actividades (caballos, carretas) y buena infraestructura para opciones de alojamiento rural

 

 

Promesa de la experiencia a vivir

 

La experiencia posee un componente humano donde es posible apreciar el esfuerzo de los colonos relatado ahora  en boca de sus descendientes. Indagar, preguntar y deducir imaginativamente puede ser parte no menor  de la aventura. Cuando todavía hay vestigios a la vista, para un buen guión a veces no es imprescindible un guía. No obstante ello, la sugerencia es diseñar talleres de formación -por cierto que en ese magnífico quincho de montaña que alberga en su seno- donde se pueda adecuar la información vincula la geología en un lenguaje más amigable para hacer un buen guión. Para el caso de los senderos, sin duda que debe contar con guías para realizar el trekking junto a la  interpretación de los senderos que llevan hacia las diferentes rocas de la zona.  Existe allí el ya mencionado quincho campesino, espacio perteneciente a la familia Vergara, y constituye uno de los núcleos de la experiencia, en el que los turistas pueden logran hacer la pausa del viaje, saborear el mate alrededor de un fuego mientras se preparan tortillas o sopaipillas frente a ellos.

Esta experiencia está basada en un elemento único, en todo Chile es poder estar, observar y sentir el espacio donde por un proceso geológico se dio inicio a la formación de la cordillera más antigua que tiene el país. En este recorrido la persona se encuentra con las rocas religiosas, conocidas así porque dentro de ellas están cruces incrustadas como si mágicamente hubiesen sido talladas allí. Encontrará -a pesar de la intensiva plantación de esos voraces pinos y eucaliptos en demanda del agua del subsuelo- manantiales o viveros donde el agua más limpia del mundo se cuela entre los helechos y musgos de las antiguas piedras. [Ver más en el Blog, artículo “El agua de Nahuelbuta desde las entrañas de la tierra”] A cada paso por la cordillera se tendrá algo que recordar cómo encontrar un fogón de colonos en el medio de la inmensidad de los árboles que inmortaliza el paso del humano por aquel lugar. Esta experiencia te invita a vivir nuevas sensaciones como tomar un baño al aire libre en una tinaja de agua caliente, para luego consentir al paladar a degustar de una divina a la cena francesa, cuya locación será a poco metros de un bello lago artificial con forma de corazón, símbolo de amor y vida para seguir recorriendo Arauco y viviendo grandes experiencia.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *